6 AÑOS DE CRÓNICAS EN ‘CATALIBANES’ 

18 de enero de 2012

Intolerancia

A finales de los años 80 y principios de los 90, el fenómeno musical del Rock català vive su época dorada. Grupos como Els Pets, Sau, Sangtraït o Lax’n’Busto (el cual ha tomado su nombre de una antigua marca de laxantes) sitúan sus discos muy alto en las listas de ventas. La juventud nacionalista hace bandera de ellos y los venera.

En pleno éxito, una de las principales formaciones, Sopa de Cabra, anuncia su decisión de grabar en castellano para abrirse mercados. Aspiran a triunfar también en el resto de España. Y hasta en Hispanoamérica. La noticia no puede sentar peor entre los sectores radicales, que rápidamente se movilizan por lo que interpretan como una gravísima e imperdonable traición a Cataluña. Acuñan agresivos lemas contra el grupo, como «La sopa estrangera provoca vomitera» (‘La sopa extranjera provoca vómitos’), que llegan a exhibir en forma de pancartas incluso durante sus conciertos; y otros dirigidos específicamente contra el vocalista: «Gerard Quintana, et trencarem les cames!» (‘¡Gerard Quintana, te vamos a romper las piernas!’).

El 17 de agosto de 1991, Sopa de Cabra tiene programado tocar en la barcelonesa población de Cardedeu con motivo de su fiesta mayor. El ambiente aparece caldeado ya antes del comienzo: la policía ejerce un estricto control en el acceso, mientras decepcionados fans mantienen colgadas tres pancartas ofensivas a la entrada del recinto. La televisión local entrevista a uno de ellos, que —con evidentes síntomas de no se sabe muy bien qué— acusa a los artistas de haberse vendido.

El vídeo muestra a continuación (minuto 4:34 en adelante) la interrupción del concierto por el lanzamiento de una piedra. Un indignadísimo Gerard Quintana insta al anónimo agresor a subir adonde está él para dar la cara. Nadie se atreve. Tras una larga y tensa espera, los componentes optan por olvidar el incidente y seguir tocando. Pero la actuación se interrumpe de nuevo momentos después: el bajista ha recibido una pedrada en la cara. Esta vez sí sube alguien. Una chica que, exaltada, se enfrenta al líder del grupo reprochándole unas supuestas declaraciones hechas a los medios y el cantar en español. Varios jóvenes saltan entonces al escenario. Uno se lanza violentamente contra Quintana gritándole: «Tu ets un fill de puta!» (‘¡Eres un hijo de puta!’). Y estalla una trifulca con el personal de seguridad.

En fechas más recientes, en octubre de 2011, Gerard Quintana (quien, curiosamente, apoya de manera pública la causa separatista colaborando con diversas organizaciones y plataformas) ha sido objeto de las críticas del catalanismo a raíz de la emisión de un reportaje por TV3 donde aparecía en familia, hablándole a sus hijos en español.

6 comentarios:

  1. Para mi la cagalera mental del nazionalismo sólo conseguira una Cataluña endeudada, procinciana, inculta y alejada de cualquier opción industrial extranjera. Es una lastima que dentro de España hay quien siga legítimando una opción que lleva a la ruina más absoluta a la Comunidad Autónoma que, de todos modos, no obtendrá, ni hoy ni nunca, la tancacareada Independencía.

    Un blog genial del que me hice eco ya hace tiempo. Te dejo mi dirección por si deseas ehcarme una bulla o un vistazo, lo que más te guste... Un saludazo.

    http://cspeinado.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Eso pasa por jugar con fuego, terminas quemándote. El PNV llva décadas sembrando odio a España y a lo español y àsado el tiempo fué fué soperado por una disidencia más radical que creó la ETA. En Cataluña pasa lo mismo, a ERC le salio el terrorismo de TERRA LLIURE y ahora a Pujol que le ha sucedido su delfín Mas, que se ha radicalizado para no quedar atrás de los de ERC. Por eso vemos a algunos jóvenes que les han calentado la cabeza y salen disparados a matar "enemigos de Cataluña", o sea a los que no comulgan con el nacionalismo o incluso a los que no lo expresan como ellos.

    ResponderEliminar
  3. Esto tiene muy mala pinta.
    Veo, palpo y siento que en mi tierra, Catalunya, el odio nazionalista hacia todo lo que tenga que ver con España, está ya muy arraigado en los jóvenes y esto, sólo puede terminar de la peor manera ...

    ResponderEliminar
  4. Buena crónica, gracias por la información.
    Así seguimos conociendo a estos fascistas también llamados "separatistas"

    ResponderEliminar
  5. ¡¡ME CAGO EN TU PUTA MADRE!! JAJA, QUÉ RISA MARÍA LUISA.

    Muy buena entrada como siempre, Josep.

    ResponderEliminar
  6. El Odio y la violencia del integrismo nazional-separatista algun dia tendrá su castigo.

    ResponderEliminar

El comentario aparecerá publicado en breve. Muchas gracias por comentar.

Los separatistas son esos señores tan democráticos que como cabeza de lista electoral presentaron a un candidato, Raül Romeva, aunque a quien en realidad tenían intención de investir presidente de la Generalidad era a Artur Mas, el cual iba agazapado en la lista como número 4; y que finalmente han colocado al frente del Gobierno autonómico a alguien que el pueblo no eligió: Carles Puigdemont.

Amén de haber estado años haciéndose pasar por filólogo sin tener la correspondiente licenciatura y de alguna otra “hazaña” más, en 1999 Puigdemont cofundó la Agencia Catalana de Noticias (ACN), una empresa financiada con fondos públicos y que ha llegado a tomarnos el pelo hasta el punto que puede comprobarse en este vídeo:
Vamos a ver: parece mentira que después de tantos años elaborándolo, me sienta obligado a realizar esta aclaración. Pero diría que resulta necesaria, según deduzco del comentario de un gentil aunque confundido lector:
    ◦ Este blog no va contra los catalanes ni contra Cataluña.
    ◦ ‘Catalibán’ es una contracción de los términos ‘talibán’ y ‘catalanista’ (¡catalanista!, que no ‘catalán’).
    ◦ Por si quedase alguna duda, el blog lleva por subtítulo: “Crónicas de la yihad separatista”.
    ◦ Pero es que además dedico una sección entera, titulada ¿Qué es un catalibán?, a describirles detalladamente
      (siempre con animus iocandi, claro está). Y donde, entre otras cosas, puede leerse lo siguiente:
«Según la Necional Geographic, un catalibán es un homínido bípedo, originario de Cataluña o acomplejado por
no haber nacido allí».
A estas alturas, el nacionalismo se nutre de casi tantas personas de fuera como de dentro de Cataluña. De hecho, muy destacadas figuras públicas de dicho movimiento político ni siquiera proceden de esta región. Tal es el caso de, por ejemplo: Eduardo Reyes, presidente de Súmate (cordobés); Patrícia Gabancho, escritora y articulista (argentina); Justo Molinero, magnate de los medios de comunicación (cordobés); Muriel Casals, presidenta de Òmnium Cultural (francesa); Josep Antoni Duran i Lleida, líder de UDC (oscense); Sor Lucía Caram, religiosa y activista pro secesionista (argentina); Juan Carlos Moreno Cabrera, lingüista (madrileño); Alfons López Tena, líder de Solidaritat Catalana per la Independència (saguntino); Raül Romeva, Consejero de Asuntos Exteriores de la Generalidad y cabeza de lista de Junts pel Sí en las autonómicas del 27-S (madrileño); Marcela Topor, mujer del presidente de la Generalidad Carles Puigdemont y redactora del portal separatista en Internet Catalonia Today (rumana); Ana Surra, diputada en el Congreso por ERC (uruguaya); Matthew Tree, articulista y escritor —«Em defineixo com un independentista». Directe!cat, 28-05-2007— (londinense); Diego Arcos, secretario de la Casa de Argentina en Barcelona (argentino); Belén Murillo, representante de la ANC en Madrid (madrileña); Vicent Partal, director del panfleto Vilaweb (valenciano); Isabel-Clara Simó, escritora y ex candidata del partido separatista SI (alcoyana)... Y así podríamos seguir.