¡Atención al 5 de mayo, que vienen curvas!: desempolvaré una antigua investigación del año 2001, hoy sepultada, que no deja precisamente en muy buen lugar a un famoso escritor y articulista del régimen nacionalista, amiguete (y hay quienes dicen que protegido también) del mismísimo Jordi Pujol. .
Debido a que cuando estaba fundando este blog me marqué la férrea norma de no responder a ninguno de los comentarios de los lectores (para evitar discusiones estériles con radicales separatistas, que tan solo sirven como pérdida de tiempo y encima da a ellos luego la oportunidad de tergiversar las palabras de uno), escojo la opción de dirigirme por aquí, mediante este tablón colocado en la parte superior ―la más visible―, a un comentarista y admirable bloguero... pero sobre todo amigo, que acaba de dejarme sus condolencias y unas sentidas palabras de aliento en la última crónica, para agradecérselo profundamente.

Lo mejor que me ha aportado elaborar el blog durante estos cinco años ha sido conocer a varias personas excelentes. Como él, como Don Antonio: todo un caballero.

Muchas gracias de nuevo, y un fortísimo y afectuoso abrazo.

12 de abril de 2015

Hace un instante

La conocí cuando ambos cursábamos Primero. Sus intensos ojos verdes y la belleza de sus facciones estaban cautivadoramente enmarcados por las ondas de sus rubios cabellos. Noble, divertida, jovial, repleta de energía... A su paso desbordaba alegría y vitalidad. Y nunca nadie pudo decir que alguna vez la encontró cansada de tanto regalarnos sonrisas a los demás.

La recuerdo como un ser excepcional. Excepcional. Era de esa clase de mujeres que muchos desean y todas envidian. Y entre ella y yo pronto surgió una honda amistad.

Aunque posteriormente elegimos muy diferentes caminos, nos resistimos a perder el contacto. Y por más vueltas que hubiesen dado nuestras existencias, por más tiempo que hubiese transcurrido desde la última vez, y sin importarnos si azotaba el invierno o si ya había hecho acto de presencia el sofocante calor estival, siempre sabíamos cómo encontrar una mañana o una noche donde compartir confidencias, risas, cerveza, Coca-Cola y Marlboro. Junto con mucho, mucho y sincero aprecio y una gran complicidad.


Sobrecogedora muestra de arte funerario
en Père-Lachaise, París
Pero debido a esas cosas que después uno no sabe explicar por qué sucedieron, y aunque conservábamos intacta la mutua admiración, nuestros encuentros fueron cada vez más infrecuentes. Hasta que dejaron de producirse: sin apenas percatarnos, el destino había cavado un profundo abismo entre los dos.

Los meses se transformaron en años y estos a su vez, en más de una década. A lomos de la cual llegó una nueva era totalmente distinta. Alentado por la creciente gama de posibilidades que brindan las modernas tecnologías, ayer se me ocurrió intentar localizarla a través de Internet. Quizás no fuese imposible dar con su paradero, tal vez incluso figurase en alguna red social. Mejor aun: ¿por qué no imaginar que su número de teléfono y su dirección actuales bien pudieran estar a un click de ratón en alguno de los múltiples directorios online disponibles? Cualquier información sobre ella sería bienvenida y constituiría un óptimo punto de partida para propiciar un emotivo reencuentro. Así que con esa ilusión me lancé a buscarla, tecleando el nombre y sus dos apellidos en mi ordenador personal. Lo que Google me devolvió fue su esquela mortuoria publicada en un periódico local.

Había fallecido a la edad de 42 años hacía cinco. Casi me caigo por la impresión.

Como el texto, escueto, ofrecía muy escasa información, albergo la esperanza de encontrar a algún pariente que me explique las circunstancias de su prematuro final.

Para proporcionarnos bienestar emocional, la mente crea en nosotros una falsa sensación de estabilidad de nuestro entorno. Vivimos convencidos de que todo cuanto nos rodea (las personas, los bienes y la situación de que ahora disfrutamos; nuestro pequeño o gran mundo, en definitiva), mañana continuará ahí, exactamente igual. Y también pasado mañana. A pesar de que la experiencia nos advierte de lo contrario.

No es buena idea posponer las palabras amables, jamás conviene dejar para luego la expresión de nuestros afectos, ningún abrazo debe quedarse por dar. Porque lo único seguro que hay en esta vida... es el cambio.

18 de marzo de 2015

50 sombras de Rajoy Brey

No olvido lo mucho que me impactó una escena de la cadena humana en la Diada de 2013: la mal llamada Vía Catalana. Durante toda la tarde seguí su retransmisión en directo a través de TV3% o como se llame eso que tanto dinero nos cuesta de nuestros impuestos. Sería injusto no reconocer que la cobertura informativa del evento era impresionante: unidades móviles, conexiones simultáneas, reporteros desplegados por múltiples puntos del trazado, mapas, banderas, infografía, analistas, comentaristas y tertulianos en el estudio. Sintonías musicales, entrevistadores y entrevistados, micrófonos para registrar el jacarandoso sonido ambiente, helicópteros sobrevolando. Puede que algún que otro dron. Y niños, muchos niños. Algunos de ellos, animados por sus mayores a colocarse ante la cámara para echarse un precioso canturreo antiespañol.

El caso es que cuando al fin arribó la mágica hora de las 17:14, repleta de simbolismo para esta grey, repicaron las campanas de las iglesias y todos se agarraron de las manos con ridícula solemnidad. La mirada, perdida. Seriedad absoluta en sus rostros. Impasible el ademán. Y bastantes de ellos, vistiendo las camisetitas amarillas que al módico precio de doce eurazos cada una, tita Carme Forcadell les había endilgado en nombre de la causa.

Cadena humana, el 11 de septiembre de 2013. Un análisis
de la ‘gigafoto’ que se tomó revelaría posteriormente que
de los 793.683 participantes (nada de dos millones como
contaron los organizadores), más de 130.000 eran niños
Permanecieron en esa pose exactamente un minuto. Después del cual sobrevino la consabida explosión de grititos histéricos (In-inda-indapandanchi-á!! GÑÑÑÑ!!), seguida de un sonoro aplauso que se dedicaron a ellos mismos.

Y ahí es cuando vino lo bueno. Porque tras esos escasos dos minutos que la astracanada tardó en concluir, la mayoría quedaron desconcertados, mirándose unos a otros, sin querer marcharse pero sin saber tampoco lo que hacer. Como preguntando para sí: ¿ya está, esto ha sido todo? Habían hecho un montón de kilómetros hasta aquella carretera en medio de la nada, ¿y sólo para eso? Así, unos optaron por sentarse en el arcén, esperando no se sabe qué, mientras los demás deambulaban de un lado a otro entre desconocidos, tratando de hacer tiempo y resistiéndose a regresar. Yo diría que aguardaban el milagro: el anuncio por megafonía de la proclamación de la República Catalana en aquel preciso instante. Y que quizás no fuese hasta entonces cuando comprendieron la futilidad de su acción. Que tanto esfuerzo y tanto gasto en el desplazamiento (despilfarro de tiempo, y también de dinero en esta terrible época de crisis) no habían dado los frutos inmediatos que imaginaban. Que las cosas continuaban exactamente igual.

Aquella fue sólo una de tantas movilizaciones, entre las que cabe citar: una gran marcha sobre Barcelona, la creación de una gigantesca V, un soporífero recital musical en el estadio del Barça con cantantes olvidados u olvidables, un adulterado tricentenario, mosaicos humanos norcoreanos, desfiles de antorchas a lo hitleriano, misivas de súplica a altos mandatarios europeos, lloriqueos a la ONU, una declaración de soberanía del Parlamento autonómico tan fraudulenta como esperpéntica... hasta culminar con el ilegal referéndum de autodeterminación del pasado 9 de noviembre, que ninguna Autoridad impidió.

Pero tras tan monumental despliegue escenográfico y litúrgico, parece que el cansancio y el desaliento cunde entre las bases. Varias fuentes informan que incluso podrían estar produciéndose agrias disensiones en el núcleo dirigente del proceso separatista: los políticos y las bien engordadas entidades agitadoras. Han jugado ya todas sus bazas. Salvo una declaración unilateral de independencia (a lo cual todavía no se atreven; todavía), ninguna otra provocación más les queda por intentar. Y sistemáticamente toparon en cada ocasión con la pasividad del Gobierno, que se limitó a ir traspasándole el problema al Tribunal Constitucional.

Unos, han criticado severamente esta ausencia de respuesta de Mariano Rajoy, y no descartan que sea fruto del miedo o de un bastardo interés por mantener la puerta abierta a futuros pactos con CiU tras las elecciones. Para otros en cambio, la inacción de nuestro presidente obedece a una inteligente estrategia de desgaste del secesionismo, consistente en ignorar su creciente nivel de afrentas y rehuir toda confrontación para evitar que se victimice.

Enigmático personaje este tal Brey, quien pese a la intención anunciada por Artur Mas de abrir por el mundo 50 nuevas pseudoembajadas en los próximos meses, sigue pagándole ―entre otras― las facturas de las farmacias catalanas.

25 de febrero de 2015

Los otros Jordis

El periodista Víctor Colomer es autor, desde 1982, de la sección «Cara a cara» en el Diari de Sabadell, un espacio de entrevistas a personajes locales que ―como él mismo define― tienen «un cariz inusual, sorprendente». El protagonista de la conversación publicada el 2 de agosto de 1997 fue un adolescente de 17 años de edad, con una peculiar forma de ser y de vivir.


Fotografía de Jordi Mateo que ilustraba la entrevista, con
un póster de sus ídolos al fondo, cuya música escuchaba
entre dos y cinco horas seguidas todos los días
Esta es la transcripción íntegra de aquel reportaje, que se tituló «Jordi Mateo, enfermo de Camela» y llevaba por subtítulo una de sus más impactantes confesiones («Si algún día les pasara algo, yo me mataría»):
«Su extremada pasión por el grupo madrileño de tecno-rumba, Camela, hace sufrir tanto a sus padres que le sometieron a tratamiento psicológico.
»El vecino de Sol i Padrís, Jordi Mateo López, 17 sigue bien sus estudios de electrónica, pero el resto de su vida está dramáticamente estigmatizada [sic] por Camela.
¿Cómo fue el tratamiento psicológico?
―Mis padres estaban preocupados y me enviaron a la piscóloga [sic]. Después de cuatro sesiones, me recetó medicamentos y me dijo “Camela para ti no es un grupo, sino una efermedad [sic]”.
¿Y con eso te curaste?
―No. Yo ya sabía que me diría algo así. A pesar de eso, sigo.
Las enfermedades hacen sufrir.
―A mi [sic] Camela me hace sufrir. Sufro porque algun dia [sic] les pase algo. Y (muy serio) es muy fuerte decirlo, pero si alguna vez mueren en accidente de furgoneta por esas carreteras, yo me mataría para que me llevaran a enterrar con ellos.
¡Pero niño qué estas [sic] diciendo!
―Lo haría, seguro. Parece que he nacido para ellos y moriré para ellos.
¿Qué solucionas matándote?
―Nada, pero ¿qué iba a hacer en este mundo sin Camela?
¿Y si se separan?
―No puedo ni imaginarlo.
O sea que realmente es una enfermedad.
―Claro. Si yo eso ya lo sé. Tengo una obsesión tan grande que una vez vi que alguien me había movido un centímetro un disco de Camela y me enfadé tanto que me marché de casa.
Si yo ahora voy a tu cuarto y te toco un disco de Camela.
―Si usted me toca cualquier cosa de Camela, no le mataba (sonriendo) pero vamos...
Y ahora vas poniendo papelitos por las farolas para crear el Club de Fans.
―Y en sólo una semana ya me han escrito 40 personas. He pedido a Madrid ser club oficial y, si nos dicen que sí, seremos el quinto de España y segundo de Catalunya después de Cerdanyola.
¿El presidente del club de Cerdanyola está tan camelado como tu [sic]?
―No. No tiene la fiebre tan alta.
¿Quiénes te han escrito?
―Chicos y chicas de 9 a 23 años, todos de Sabadell.
¿Por qué arrastra tanto Camela?
―Acaban de ser número 1 en ventas con el último disco “Corazón indomable”, muy por delante de las Spice Girls y Michael Jackson.
¿Sabes que mucha gente ni sabe qué es Camela?
―Sí, me he enterado estos dias [sic] poniendo los carteles. En algunas tiendas me preguntaban qué era. Me ha sorprendido mucho.
Cuéntame ¿quiénes son?
―Miguel Angel, Angeles y Dioni son tres amigos de San Cristóbal de los Angeles, de Madrid, que inventaron la tecno-rumba y empezaron vendiendo sus propias cintas por las gasolineras. Han grabado cuatro CD y ocho cintas y hoy triunfan en toda España.
¿Salen por televisión?
―Ya lo creo. En “Sorpresa Sorpresa”, “Cita con la Vida”, “Risas y estrellas”, “Qué me dices”, “Hoy es posible”...lo tengo todo grabado.
¿Cómo te cogió la fiebre?
―Hace seis años, en el pueblo de Badajoz, Valverde de Leganés, escuché “Bella Lucía” cuando aun no tenían fama y me gustó.
¿Has hablado alguna vez con ellos?
―Sí. El 24 de agosto de 1996, hablé con Dioni a través de una valla de protección en Isla Fantasía [1]. El 10 de marzo vinieron a El Corte Inglés de Sabadell a firmar disco y yo, para impresionarles, me puse una camiseta de ellos estampada por mí y ya se fijaron un poco. Y este 12 de julio actuaron en Viladecavalls y Dioni ya me reconoció. Me gustó mucho que una gente tan famosa se acordara de mi [sic] y les regalé un libro de su vida.
¿Hecho por ti?
―Sí de 150 páginas y 20 fotos. El 23 de agosto volverán a Isla Fantasía. A ver si me reconocen.
Hay pósters de Camela por toda la casa.
―Menos en el dormitorio de mis padres que no me dejan.
¿Y esa pizarra con sus nombres?
―Es para practicar las firmas de los tres. Ya me salen perfectas.
¿Escuchas mucho sus discos?
―De dos a cinco horas cada dia [sic]. Seguidas por supuesto. Me sé las letras de sus 54 canciones de principio a fin y las canto en mi grupo, MAyD, que significa Miguel Angel, Angel y Dioni.
Tu madre está preocupada.
―Sí y a mi novia. Pero ya llevo seis años y saben que tienen que aceptarme así, tienen que soportarlo aunque no quieran.
Muy fatalista, ¿no?
―A mi [sic] esto ya no se me pasa. Ya no me gusta ni música mákina, ni rock, ni nada. Sólo Camela.
Una ciudad, dos culturas».
________________________________________________________________
1. Célebre parque acuático ubicado en la barcelonesa localidad de Vilasar de Mar, sede de multitudinarios conciertos y festivales musicales.

21 de enero de 2015

Fraude

Ha vuelto a hacerlo: el golpista y trilero Artur Mas intenta pegárnosla de nuevo con el timo del votomocho y ha adelantado las elecciones para el próximo 27 de septiembre, revistiéndolas de carácter plebiscitario como paso previo a una proclamación de secesión.


Posando ante los periodistas en el Palacio de la
Generalidad la noche del pasado 14 de enero,
tras el anuncio del adelanto electoral
Serán los terceros comicios autonómicos que se celebran en Cataluña en menos de cinco años (28 de noviembre de 2010, 25 de noviembre de 2012 y ahora, estos), con los gastos y el consiguiente clima de inestabilidad política, ecónómica y social que provoca.

La fecha elegida no lo ha sido al azar: en la Ciudad Condal, donde hay gran población (1.611.822 habitantes, según los últimos datos del Ayuntamiento de Barcelona) y relativamente poca proporción de separatismo, tanto en la urbe como en su cinturón metropolitano ―recordemos que es una ideología eminentemente rural―, cae en puente debido a la festividad de la Virgen de la Merced. Y es este un factor que posiblemente favorecerá allí la abstención. A lo cual cabe añadir que, gracias al sistema electoral diseñado por el entonces presidente Jordi Pujol para privilegiar el voto de los feudos del nacionalismo, la obtención de un escaño en el Parlamento autonómico por las circunscripciones de Lérida o Gerona, cuesta entre cuatro y cinco votos menos que por la de Barcelona.

Lo más asombroso es que el día en que el presidente Mas anunció la convocatoria electoral desde el Palacio de la Generalidad, estuvo flanqueado por dos señoras a quienes nadie nunca ha elegido democráticamente: Carme Forcadell y Muriel Casals; presidenta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) la una, y de la hipersubvencionada Òmnium Cultural la otra, dos organizaciones radicales dedicadas a la propaganda y la agitación. Esa es la seriedad institucional reinante aquí.

Referéndum de autodeterminación de Cataluña del 9-N: chavales de 16 y de 17 años de edad ejerciendo el sufragio; inmigrantes sin papeles, también; urnas de cartón y papeletas recortables a lo Art Attack, autofotos de gente votando tres veces... y al final de la jornada, la mano inocente de Oriol Junqueras efectuando el recuento. Si algo positivo aportó la celebración de aquel acto ilegal, inconstitucional y judicialmente prohibido fue dejar al descubierto otra más de las muchas mentiras del movimiento separatista: la de que este proceso secesionista nace de un clamor mayoritario del pueblo y a él se han sumado después los políticos, no sin cierto oportunismo. Pues bien, de creer las cifras de resultados que ellos mismos cocinaron, más del 71% de la población catalana llamada a pronunciarse mostró desinterés por romper con el resto de España: absteniéndose, o emitiendo votos en contra. Pero ellos siguen adelante con sus planes, simulando el éxito que no fue.

¿Hasta dónde llegarán? Sencillo: hasta donde se les deje.

14 de diciembre de 2014

Paseo por el rencor y la paranoia

Una de las secciones más escalofriantes del blog es Flores del desierto, abundantísima recopilación de opiniones de los lectores vertidas en diversos diarios que se publican en Cataluña. A modo de termómetro, el carácter de tales aportaciones anónimas señala el grado de odio inoculado en las masas por la maquinaria propagandística de la Generalidad a lo largo de los años. De odio a España y a los españoles; pero también de desinformación, pues en ninguna otra región, ignorancia y visceralidad van tan estrechamente ligadas como aquí:
«ZP debería saber que el castellano es un dialecto del catalán. ¡Incultos españoles!». (Nació Digital. 20-01-2011, 10:18).

«Es normal que siendo el catalán una lengua mucho más elaborada culta y anterior que la variante esta que se habla en el centro y que llaman castellano, se exija de forma preferente a los taxistas. Todo el mundo sabe que los bárbaros españoles comenzaron a adoptar el latín a partir de la entrada de este por el área mediterránea, por tanto es evidente que Cataluña recibió la influencia mucho antes que Castilla y el resto de la península. Si una lengua hay que sea dialecto de la otra, esa es el castellano, sin duda, que no es más que una manera más elemental de hablar catalán». (Nació Digital. 01-09-2011, 09:55).

«España no existe, es un mito. El Cid Campeador era un moro. América fue descubierta por catalanes. España es un estado tercermundista con un 70% de descendientes directos de árabes». (Nació Digital. 07-09-2011, 22:18).

«España es horrible. Horterada, peineta, toros, caspa, chulería barata, bronca, mala educación, colonias perdidas, inquisición, negatividad, chusma chulesca y grosera, insultos, fracaso escolar, drama de religiones, intolerancia, corrupción franquista, empresas mediocres y subvencionadas, lacra impositiva amarga, tradiciones horrorosas y torpes, la idea de España es un fracaso histórico monumental. La historia de España está falsificada. Cervantes escribió “El Quijote” en catalán y después fue traducido por la fuerza, Colón era catalán y se ha ocultado». (Nació Digital. 26-04-2011, 13:31).

«¡Seremos el estado más fuerte del mundo! los U.S.A. vendrán a aprender de nosotros y de nuestro sistema político, económico e industrial, además del social y laboral. La pensión mínima y el salario mínimo será [sic] de 1.800 euros en Cataluña y el paro habrá sido una pesadilla, porque ya no existirá más». (Nació Digital. 10-07-2012, 16:04).

Tres décadas de propaganda, adoctrinamiento político
y mentiras han fomentado el cainismo y envenenado
ideológicamente a gran parte de la sociedad catalana
La paranoia (del griego, παράνοια) es una perturbación mental caracterizada por la presencia de delirios, percepciones y creencias equivocadas y totalmente desconectadas de la realidad. Una manifestación de esta enfermedad ―inducida, en estos casos― es la manía persecutoria, que el Diccionario de la Real Academia Española define como la «preocupación maniática de ser objeto de la mala voluntad de una o varias personas»:
«Desde hace 300 años los castellanos no pretenden más que consumir y extinguir a Cataluña y los Catalanes». (Nació Digital. 17-06-2011, 15:13).

«LOS ESPAÑOLES NO ESTÁN LOCOS, SINO DECIDIDOS A EXTERMINARNOS. SABEN BIEN LO QUE SE TRAEN ENTRE MANOS Y CÓMO QUIEREN HACERLO POR LO TANTO LO QUE TENEMOS QUE HACER ES ESTAR UNIDOS Y ATACAR POR TODOS LOS FRENTES Y EMPEZAR A REPARTIR LEÑA. NO HAGÁIS CASO DE SUS PODRIDAS PALABRAS AMABLES ACTÚAN COMO LOS PSICÓPATAS, PARECEN SERIOS, MODERADOS, ETC... PERO YA TE LA HAN METIDO. SE LES DEBE ATACAR Y VERÉIS COMO RESPONDEN CON LA RABIA PROPIA DE LOS DOBERMAN HAMBRIENTOS EN EL INFIERNO DE SU VIDA HISPÁNICA CASPOSA Y PODRIDA. LOS CATALANES YA HEMOS PERDIDO EL MIEDO Y AHORA HAY QUE COMENZAR A INTIMIDARLES Y A EXPULSARLES DE CATALUÑA». (Nació Digital. 03-09-2011, 19:28).

«España y los españoles no existen. España es un seudónimo maligno que se inventaron los castellanos para disimular sus crímenes. La nación castellana hace más de 300 años que quiere destruir a la nación catalana». (Nació Digital. 08-01-2012, 13:24).

«El forjador del Estado español fue un sádico, un enfermo mental que tenía odio patológico a los catalanes, por eso resulta del todo incomprensible que hoy en día haya catalanes que crean en este proyecto repugnante. España es un invento de Castilla, España es Castilla y el papel de los catalanes dentro del Estado español es callar, no molestar y aceptar que los castellanos nos lo roben todo. A partir del siglo XVIII Cataluña pasa a ser un territorio conquistado, una colonia, se acaba la soberanía y comienza la dependencia, 300 años de dependencia y de robo». (La Vanguardia. 11-04-2011, 03:14).

«Se equivoca alguno diciendo aquí que España nos roba y que continuará robándonos. No. España nos robará hasta que ya no pueda sacar más de Cataluña. Entonces dejará de robarnos y habrá logrado su anhelo: destruirnos para siempre». (Nació Digital. 03-01-2012, 16:57).

«ESPAÑA ES LA RUINA, CATALUÑA SIEMPRE LA SUPERVIVENCIA.
ESPAÑA ES LA INCULTURA Y EL RETROCESO, CATALUÑA ES ES EL AVANCE.
ESPAÑA ES LA HERENCIA DE LA CASTILLA INQUISIDORA, CATALUÑA ES LA LLAMA DE LA LIBERTAD.
ESPAÑA ESTÁ ENFERMA Y MALTRATA A QUIEN MÁS PAGA, CATALUÑA PAGA Y RECIBE LOS GOLPES.
LA LENGUA CASTELLANA ES IMPUESTA, LA CATALANA ES NATURAL.
LOS MACARRAS ESPAÑOLES ATACAN A LA CATALUÑA POSITIVA Y FINA.
¿¿¿QUÉ CARAY HACEMOS CON ESTA PANDA DE CERDOS ESPAÑOLES QUE SÓLO SIRVEN PARA HACER PIENSO BARATO QUE ECHAR A LAS RATAS???
CATALUÑA, TE HAS DE DIVORCIAR DE ESE PAÍS ESCLAVO QUE ES ESPAÑA. ESPAÑA ES LA RUINA DE LOS CATALANES Y DE SUS HIJOS. NADIE LA SALVARÁ, NI ELLOS MISMOS, LOS CATALANES HEMOS DE SALVARNOS Y PUNTO. QUE CHILLEN Y BRAMEN COMO TARADOS COMO SIEMPRE, NINGÚN PROBLEMA, ¡¡¡DAN ASCO!!! ¡¡ESTADO CATALÁN!!».
(Nació Digital. 04-08-2011, 20:25).

«Esperemos que los catalanes, en este proceso de rearme moral e ideológico contra el ocupante, invasor y enemigo español, podamos hacernos cada vez más fuertes y permanecer más unidos porque la guerra será larga. Sin tregua y a muerte si es preciso». (La Voz de Barcelona. 15-10-2011, 18:21).

«ES LA GUERRA, y debemos ser coherentes con la situación. Se ha acabado la tontería. Cada uno que elija un lado de la trinchera. Hemos de enseñarles los dientes de una vez y para siempre. Se ha terminado tanta chulería castellana como quieren imponernos». (Nació Digital. 03-09-2011, 11:50).

«Aquí tenéis a uno dispuesto a combatir en primera línea, hasta la muerte si preciso fuera, en la trinchera a la que se le envíe». (Nació Digital. 05-01-2012, 19:04).
Lejos de provocar repulsa general, los mensajes mas aberrantes son habitualmente premiados con numerosas calificaciones positivas por parte de otros foreros. Comentarios que rezuman el complejo de superioridad propio del nacionalismo catalán, una arcaica ideología basada en la supremacía étnica, que ha pervivido hasta nuestros días (en 1906, el fundador del catalanismo Enric Prat de la Riba escribió lo siguiente en su obra La nacionalitat catalana: «Cada nación ha de tener un Estado, pero Cataluña tiene además una misión imperialista cuyo marco son los pueblos ibéricos desde Lisboa hasta el Ródano. […] Los pueblos bárbaros han de ser sometidos de buen grado o a la fuerza. Las potencias cultas tienen el deber de expansionarse sobre las poblaciones retrasadas»):
«Los españolitos dais pena y lástima europea, en todos los sentidos. Lástima y asco absolutos, por mucha chulería que tengáis. Los catalanes generamos más, pagamos más, somos más fuertes y ¡¡cuidado, que aún os invadiremos, panda de cagaladrones de los cojones!! ¡¡A ver si os arrasaremos, imbéciles!!». (Nació Digital. 26-04-2011, 14:02).

«¡¡¡España es la chusma de Europa, y hablan el sudamericano, un idioma de miserables!!! ¡España, país sin futuro, donde todos son gandules, borrachos y andaluces!». (Nació Digital. 26-05-2011, 14:55).

«Más vale estar muerto que ser español». (Nació Digital. 19-07-2011, 12:49).

«El castellano, idioma que sólo hablan gente miserable, mayoritariamente golfa, gandula, borracha e inculta, sólo sirve para ser inmigrante; todos los castellanos residentes en Cataluña son emigrantes españoles, bolivianos o de Ceuta o de las Hurdes [sic]; eso da igual; llegan sin calzoncillos y aquí se los damos; llegan con hambre y les damos de comer, llegan analfabetos y les enseñamos a leer; y encima son desagradecidos los pobres miserables españoles; España, país de miserables, y suerte tienen de que la Selección es básicamente Catalana». (Nació Digital. 02-07-2012, 15:19).

«Está más que demostrado que una lengua es una forma de entender el mundo. Cuantas más lenguas, más inteligente es uno. Razón por la cual y hablando en general, los españoles monolingües sois inferiores a los catalanes bilingües». (Nació Digital. 17-06-2011, 23:12).

«La pregunta... cómo es posible que en los Estados Unidos tengan a los negros como inmigración, y en Cataluña tengamos a los españoles... simplemente, ellos pudieron escoger primero». (Nació Digital. 01-09-2011, 07:39).

«Charnegos, cholos e inmigrantes diversos habéis perdido la vergüenza; amparados por el reinado de la estupidez de Tele5, medio idiotas de nacimiento y rematados durante vuestra juventud, os creéis con el más mínimo derecho a aterrizar en estas tierras catalanas y comenzar a modificar la realidad del país. NO SOIS CATALANES, SOIS FORASTEROS, Y NO VALÉIS NADA DE NADA». (La Voz de Barcelona. 19-09-2011, 16:38).
Comentarios todos que componen la trágica crónica de nuestro declive como nación por la felonía de nuestra casta política, y preludian algo que, sea lo que sea, no resultará bueno:
«Ojalá todos los españoles se muriesen, viva cataluña [sic] libre». (Directe!cat. 09-06-2013, 18:02).

«¡¡¡Son unos putos españoles, en una tierra que no es la suya!!!
¡¡¡Marchaos a vuestra puta España!!!, asquerosos, y pudríos con vuestras tradiciones asquerosas».
(Nació Digital. 08-09-2011, 20:48).

«La Humanidad subiría un escalón en el nivel de Evolución si los Españoles desapareciesen del mapa». (Nació Digital. 14-01-2011, 11:54).

«Cada vez os odiamos más. Y si me entero de que en el aula de mis hijos un castellanazo solicita que las clases se den en castellano, yo le [sic] haré la vida imposible al niño y a sus padres». (La Voz de Barcelona. 10-04-2013, 19:52).

«Comencemos a marginar a los castellanoparlantes unilingües desde ahora mismo. Lo pedimos a gritos. […] Hagámosles ver, por la vía de los hechos, que sin el catalán no se es nadie en Cataluña». (Nació Digital. 27-12-2010, 00:47).

«Cada vez que veáis a un español, escupid en el suelo». (Nació Digital. 03-01-2012, 15:52).

«Tal y como está la cosa, yo el dinero que se destina a promover el catalán lo destinaría directamente a pegarles palizas de muerte a los castellanoparlantes, comenzando por la panda de hijos de puta que cada día escriben docenas de ofensas en este espacio». (e-Notícies. 08-11-2011, 14:54).

«¿Qué sentido tiene en estos momentos de crisis que haya españoles? Destripémoslos a todos, total sólo comen y yacen, y hablan como perros jjjj. Son mucho, pero mucho peores, que sus antepasados, los árabes, de quienes sólo aprendieron los vicios pero no las virtudes». (Nació Digital. 29-07-2011, 05:30).

6 de noviembre de 2014

Crash

Seguramente todos les hemos oído anunciar el célebre xoc de trens (‘choque de trenes’), una terrible y muy gráfica evocación con que la secta nos ilustra desde hace años su firme determinación de transgredir la legalidad de manera tan grave en un futuro, que ocasione la desintegración del Estado, o al menos una profunda crisis institucional.

Que miles de personas obedientemente uniformadas
renuncien a su individualidad para formar mosaicos
humanos propios de regímenes totalitarios, indica
el grado de adoctrinamiento logrado en Cataluña
Algunos, dotados de una excesiva confianza en la solidez del sistema —y no poca guasa— han acogido la bravata vaticinando que, más que una espectacular colisión, lo que en realidad se aproxima es el rápido atropello de una bicicleta por un pesadísimo convoy Euromed lanzado sobre raíles a máxima velocidad en un tramo sin curvas. Pero la interminable carrera de desacatos y desafíos impunemente perpetrados por los separatistas hasta el día de hoy, alimenta serias dudas acerca de a quién representaría el endeble vehículo a pedales en ese amenazante símil ferroviario: si a estos... o a nuestro vapuleado Estado de Derecho.

Para los golpistas de la Generalidad y sus cómplices, esta es una intentona con coste casi cero, donde poco o nada tienen que perder (pues saben que nadie osará aplicar el artículo 155 de la Constitución para suspender la Autonomía, y aun menos procesarles por un delito de rebelión, o de sedición) y sí mucho que ganar, tanto si consuman la secesión, como si el episodio se salda con la obtención de mayores privilegios para la oligarquía catalana. Además de que los provocadores planean aprovechar cualquier contundente reacción arrancada al Estado para victimizarse ante el mundo, como siempre.

Por lo confuso e interesado de los sondeos publicados hasta la fecha, es muy difícil determinar si en Cataluña los partidarios de la secesión son los más. Que desde luego los nacionalismos constituyen una fuerza residual en el conjunto de España aparece como incuestionable, a la luz de su raquítica presencia en las Cámaras de representación de la soberanía nacional: el Congreso de los Diputados y el Senado. Pero eso no necesariamente resulta tranquilizador.

Las revoluciones y grandes revueltas, de algún modo violentas (contra la legalidad, contra el territorio, contra la población), los cambios políticos traumáticos en definitiva que han azotado las naciones, han sido impulsados en su casi totalidad por minorías. Muy activas, muy vehementes, incluso fanáticas, eso sí; a menudo integradas por gente de perfil histérico y hasta agresivo. Pero minorías al fin y al cabo. Y si triunfaron se debió a que, por miedo o por comodidad, el resto rehusaron oponerse.

¿Eran mayoritarios, por ejemplo, los fascistas cuando Benito Mussolini conquistó el poder? Ni de lejos. De hecho, las fuentes cifran en apenas 40.000 los camisas negras que, en actitud intimidatoria, acudieron desde todos los rincones del Reino de Italia en 1922 para ejecutar la funesta Marcha sobre Roma. Aunque para torcer la voluntad de Víctor Manuel III, bastaron. Porque, se desconoce si con la intención de evitar un baño de sangre, o como parte de una maniobra vil para conservar su trono, el atemorizado monarca cambió el signo de los tiempos incluyendo a Mussolini en su Gobierno y dando así paso a todo cuanto vino después; la Historia rebosa de casos similares a ese (entre socios de cuota, y simpatizantes y colaboradores adheridos, la Assemblea Nacional Catalana, organización separatista que está detrás de las últimas movilizaciones multitudinarias y la cual no tuvo empacho alguno en copiar hasta el nombre para la manifestación que convocó el 11 de septiembre de 2012: Marcha sobre Barcelona, asegura contar con más de 51.000 miembros, siendo la actual población de Cataluña cinco veces menor que la italiana en aquella época, según datos del Istituto di Ricerche sulla Popolazione e le Politiche Sociali).

Como lo que haya de pasar parece inminente, pronto presenciaremos qué le sucede al ciclista Mariano.

28 de octubre de 2014

In fraganti

Martes, 7 de octubre del corriente año (o sea, hace tres semanas, para mejor entendernos): cuelgo en Facebook un enlace hacia «Bestiario», la última entrada publicada en Catalibanes. Transcurridos sólo unos instantes, la página de la red social me notifica que una usuaria, a quien ni conocía ni conozco, y de nombre tan olvidado como olvidable, lo había compartido en su muro junto con la siguiente exclamación (así, en mayúsculas):
«HAY QUE VER LO QUE PUBLICAN DE NOSOTROS LOS CATALANES».
Portada de El País, del 19-05-1984. Ya por entonces el
presidente Jordi Pujol, imputado en la querella por el
Caso Banca Catalana, ejercitaba esa técnica victimista
de hacer pasar por agresión a Cataluña toda iniciativa
contra el nacionalismo y sus latrocinios
Las proclamas a favor de la secesión de Cataluña y la simbología política de ese signo que plagaban su perfil confirmaron mis sospechas de un rápido vistazo. Y decidí enviarle este mensaje a través del chat:
«Me ha gustado mucho que comparta usted mi enlace titulado “Bestiario”, porque así alcanza todavía más difusión. Lo que pasa es que ese truquito de presentar cualquier crítica al NACIONALISMO como un ataque a los CATALANES ya está muy visto y no cuela. Saludos».
A partir de ahí se desencadenó una conversación, en tiempo real, donde persuadida quizás por la propaganda separatista que nos describe a todos los disidentes como seres toscos e intelectualmente inferiores, intentó confundirme esmerándose en el arte del disimulo:
LA SUSODICHA: No lo he publicado en plan de critica [sic], cada persona tiene su opinion [sic], tu [sic] la tuya, yo la mia [sic], y todas son muy respetables. el [sic] comentario que he hecho lo mismo hubiese sido de un articulo [sic] a favor. hay [sic] veces que las cosas no son lo que parecen. un [sic] buen dia [sic] y un abazo [sic].
MENDA: Sí, si todo eso que me pones está muy bien y queda muy bonito, pero tú me has entendido perfectamente: ¿por qué escribes “HAY QUE VER LO QUE PUBLICAN DE NOSOTROS LOS CATALANES”, cuando el artículo del blog no habla de los ‘catalanes’, sino de los ‘nacionalistas’?
LA SUSODICHA: La gran mayoría lo son, digan lo que digan, de cara a la sociedad se dice una cosa y en privado es otea [sic]. Nada que el comentario habría sido el mismo por mi parte. Repito un feliz día y un gran abrazo.
MENDA: Aunque la “gran mayoría” de los catalanes fuesen nacionalistas, evidentemente no todos lo serían; por lo tanto, presentar una crítica al nacionalismo como un ataque a los catalanes diciendo: “HAY QUE VER LO QUE PUBLICAN DE NOSOTROS LOS CATALANES”, es falsear y actuar de mala fe.
LA SUSODICHA: Es tu opinión. Ya te digo que su [sic] fuese un articulo elogiandolos [sic] hubiese hecho el mismo comentario, te lo creas o no, la gente que me conoce lo sabe y con eso me basta. Un abrazo.
MENDA: El que tú hayas falseado un enlace colgado por mí presentándolo como un ataque a los catalanes NO es una OPINIÓN, sino un HECHO. Y lo sabes. No cuela.
Tras de lo cual, obtuve la callada por respuesta. Así son ellos, así es como tergiversan las cosas para después cobardear.

7 de octubre de 2014

Bestiario

Un nacionalista catalán es alguien que no quiere ser solidario con Cáceres pero pretende hacer creer que dentro de la Unión Europea, sí lo sería con Chipre.

...es alguien que llama derecho a decidir (dret a decidir) a hurtar a los demás españoles su derecho a votar sobre cuestiones de soberanía nacional, que nos afectan a todos, como son: un cambio en la integridad territorial de España y en nuestro modelo de Estado, la modificación de nuestras fronteras, la reestructuración de los poderes legislativo y judicial, la disminución de nuestro peso político y económico en el mundo, el traspaso de titularidad de infraestructuras públicas pagadas por todos los contribuyentes, etc.

...es alguien que se aprovecha de las sentencias judiciales y leyes españolas que le convienen, y se salta las que no.


Marcha de antorchas por el distrito de Sants-Pueblo Seco,
la pasada noche del 10 de septiembre en Barcelona
...es alguien que planea violentar el orden constitucional, pero piensa que luego las potencias confiarían en Cataluña a la hora de establecer acuerdos y tratados internacionales.

...es alguien que llama antidemócratas y fascistas a quienes respetan la legalidad.

...es alguien que de ningún modo admitiría desobediencia ciudadana a las leyes y la Constitución catalanas en una Cataluña independiente.

...es alguien que, con victimismo y dolido mohín, invoca el «derecho de autodeterminación de los pueblos», mientras se anexiona virtualmente territorios ajenos en eso que ha acuñado con el nombre de Països Catalans (‘Países Catalanes’) sin antes consultárselo a sus moradores: valencianos, baleares, aragoneses, murcianos, roselloneses, andorranos, alguereses.

...es alguien que realiza marchas nocturnas con antorchas, pero que después se ofende cuando le llaman nazi.

...es alguien convencido de que los mismos políticos que han hundido económicamente Cataluña y ni como mera Comunidad autónoma han sabido gestionarla, la harían rica y próspera tras la secesión.

...es alguien que tiene colgada en el balcón una pseudobandera cubana algo ridícula; no consigue su objetivo, pero se la cagan las palomas cantidad.

...es alguien que escribe Castella-la Manxa, Castella i Lleó, Saragossa, Barbastre, Tarassona, Calataiud, Osca, Terol, Conca, Àvila, Sòria, Palència, Segòvia, Lleó, Cantàbria, Andalusia, Còrdova, Màlaga, Almeria, Cadis, Algesires, Múrcia, Jumella, Llorca, Iecla, Biscaia, Guipúscoa, Àlaba, Sant Sebastià, Vitòria, Càceres, Mèrida, Canàries, Gran Canària, Galícia, La Corunya, Santiago de Compostel·la, Astúries y Logronyo, pero que se encoleriza con quien ose pronunciar Lérida o Gerona.

...es alguien que llama ladrones a sus compatriotas, para luego sorprenderse de que los insultados dejan de comprar sus productos.

Al nacionalista se le reconoce fácilmente porque tiende a chillar que España “le roba”. Eso sí: no dice ni pío, ¡pero es que ni pío!, sobre lo mucho que le ha robado la banda de los Pujol.